Posts Tagged ‘Sierra de Guara’

Jirafas y Tapires por la Sierra de Guara

El Yacimiento de Icnitas (huellas fósiles) de Abiego, en las faldas de la Sierra de Guara nos muestra una historia fascinante sobre como era el paisaje de todo este entorno hace 33 millones de años.

Según el artículo de José Ignacio Canudo (Canudo, 2004) se especifica que el Yacimiento de Fondota de Abiego es único en su genero, habiendo sólo tres de esta época en Europa.

Además se trata de un lugar donde se puede imaginar muy bien el paisaje y los animales que debían existir en esa época. Vamos a hacer las deducciones que nos llevan a esa imaginación:

– En primer lugar podemos ver que la rocas es una arenisca calcárea, es decir, se sedimentó en una llanura aluvial (grandes depósitos de arena) y en la que localmente se producía precipitación calcárea, lo que implica la existencia al menos temporal de láminas de agua permanentes, tipo laguna, y temperatura “tropicales”. En algunos lugares del afloramiento se ven grietas de desecación lo que nos indica que esta laguna se desecó tras el depósito de la arenas calcáreas y fue posteriormente cubierto con una capa de margas que preservó las huellas que se habían marcado en el fango.

– Pasamos a examinar los 30 metros de afloramiento de la huellas, de Oeste a Este:

Yacimiento de Icnitas de Fondata, Abiego

Yacimiento de Icnitas de Fondota, Abiego

    1. Vemos unas pisadas como de oveja o jabalí, pequeñas, no muy bien definidas. en algunos casos se ve que a los lados tiene una rebaba de barro petrificado bastante ancho y que puede llegar a tapar parte de la propia huella. Todo ello indica que este barro estaba bajo una lámina de agua, que las patas del animal se metían bastante en el fango y este empapado de agua dejaba la rebaba e incluso caía dentro de la huella. La propia huella no da un indicativo aproximativo de las características de bicho. Se trata de un ungulado con dos dedos simétricos en la pezuñas, sin almohadilla entre los dedos (ya que en la huella cada dedo está claramente separado). Según J.I. Canudo se trataba de una especie similar a la de los jabalíes, clasificado como un artiodáctilos entelodóntidos (Entelodontipus cf. viai).

      Huella fósil de Entolodon (familiar del jabalí)

      Huella fósil de Entolodon (familiar del jabalí)

Entolodon

2.- Después vemos otros dos tipos de huellas, más grandes, una tipo alargada y otra más redonda, mucho más abundantes y con rastros más seguibles.  Se ve que la huella es más clara con el ancho de la rebaba de barro más estrecho o inexistente. Se puede apreciar en alguna grietas radiales que indica que estuvieron expuestas al aire. Estas indican otro periodo en el que la laguna ya estaría casi desecada. Ambas tienen las dos pezuñas unidas en la huella, lo que indica que tenían una almohadilla entre ellas, que es una adaptación típica de animales que caminan por zonas arenosas como los camellos o zonas pantanosas como los renos. Los dos tipos de pisadas parece que son de la misma familia de animales, aunque es posible que sean de dos especies distintas, algo que según explica J.I. Canudo en su trabajo quedaría como futura investigación. Las ha clasificado como una gran artiodáctilo (Anoplotheriipus cf. lavocati la de las huellas más grandes y alargadas y Anoplotheriipus compactus, la más circulares), lo que viene a ser un antepasado de Tapires, Jirafas y Camellos.

Huellas de los dos tipos de Anoplotherium, un antepasado de Jirafas y Tapires

Huellas de los dos tipos de Anoplotherium, un antepasado de Jirafas y Tapires

Representaciones de animales cercanos a Anoplotherium que dejó las huellas en Abiego hace 33 Ma.

Para rematar el interés del sitio, resulta que las primeras huellas, de las pariente del Jabalí, son de un animal que vino emigrando desde Asia, y el relacionado con el Tapir es un representante de la vieja fauna europea que hubo antes de la extinción que marca el paso del Eoceno al Oligoceno, hace 33 Ma. Esta extinción afectó sobre todo al continente Europeo, y marcó globalmente las primeras glaciaciones (y los primeros registros de hielo de la Antartida). Se llama a este periodo “La Grande Coupure” (el gran corte). Las facies tropicales con primates que dominaban el Eoceno superior en toda Europa (incluido el norte de la provincia de Huesca) son sustituidas por organismos más resistentes al frío y de medios abiertos… y asistimos en este yacimiento al encuentro de estas dos clases de fauna… un momento histórico, vamos, preservado durantes millones de años en la piedra.

Recreación del ambiente del Eoceno Superior, como podría ser en Abiego, con montañas más altas al fondo, claro.

Recreación del ambiente del Eoceno Superior, como podría ser en Abiego, con montañas más altas al fondo, claro.

Anuncios